Saltar al contenido

Relato Una bolita vestida de azul

El relato Una bolita vestida de azul es un reto del Club de escritura Cyrano. Un relato breve donde tienes que adivinar el color predominante. ¿Juegas? Pista: no te dejes engañar por el título.


Me levanto de la cama y abro las cortinas de unicornios y sirenas para que entre el sol, mientras busco mis zapatillas de princesa que me trajeron el año pasado los Reyes Magos y la corona que mamá me dejó en la mesita de noche, porque hoy soy la reina de la casa.

La abuela está preparando el desayuno, huele al café que toman los mayores, pero también a batido de fresa, churros y donuts rellenos de mermelada; es un desayuno especial porque hoy no hay cole y estamos las dos solas en casa.

Yo quiero mucho a mi nona porque es muy divertida y viste ropa de colores bonitos y hace pompas gigantes cuando come chicle. Me ha prometido que va a enseñarme a hacer pompas cuando sea un poco más grande y a coser vestidos tan bonitos como los que ella hace llenos de cosas que brillan.

Nos sentamos las dos en la cocina para desayunar: yo mis donuts y mi batido y ella su café con churros. A nona le gusta leer revistas de personas que salen en la tele mientras desayuna y a mi me gusta peinar a mi Barbie preferida, la reina sirena.

No sé qué hora es porque aún no tengo reloj y el de la cocina está sin pilas, pero cuando terminemos vamos a ir al parque a patinar y comer algodones de azúcar. Es nuestro secreto, porque el médico no le deja comer dulces a la nona pero yo no se lo voy a decir a nadie.

Me gusta cuando estamos solas las dos porque me deja vestirme de princesa y me hace trenzas muy largas en el pelo mientras vemos La Bella y la Bestia, o la Cenicienta o Frozen, aunque a nona le gusta más Pocahontas.

Mientras ayudo a nona a recoger los platos y ponerlos en el ladadajilla suena el timbre de la puerta. Siempre me asusto un poco cuando suena, pero salgo corriendo detrás de nona para abrir, se me había olvidado que hoy llegaba una sorpresa a casa.

Nona abre la puerta y aparecen papá y mamá con el nuevo hermanito en brazos. Todos están contentos y sonríen mucho, pero yo aún no puedo ver esa bolita que mamá lleva en brazos. Se llama Nico. Mamá se sienta en el sofá y me dice que me acerque para conocerlo. Está dormido, tiene una cara muy fea llena de arrugas y toda su ropa es de color azul. ¡Odio ese color! Nico tendrá que acostumbrarse al rosa de mi habitación si quiere que nos llevemos bien.

¿Cuál crees que es el color que he querido transmitir en el relato Una bolita vestida de azul?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para fines de afiliación y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas que podrás aceptar o no cuando accedas a ellos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver Política de cookies
Privacidad