fbpx
Visit Page
Skip to content

Los huevos fritos

El primer apericuento que escribí fue «Los huevos fritos» basado en esta fotografía de uno de los platos que se pueden comer en el restaurante Bibo de Dani García.

Los huevos fritos

«En esta época de depresiones y Power Points, ella había decidido dar una última oportunidad a todos esos gurús modernos que te aseguraban alcanzar la felicidad siguiendo su lista de pasos definitivos.

Se había puesto su uniforme de incógnito: abrigo hasta los pies y gafas de sol, aunque no sabía para que se ponía las gafas cuando en esa grisácea ciudad nunca salía ni un rayito de sol. Había atravesado media ciudad con tres conexiones distintas de metro, y después de 55 minutos de trayecto, allí estaba ella, en la última fila de una sala de conferencias, fría y oscura, como las que llenan los hoteles de la gran ciudad.

El gurú de turno, empezó su charla sobre cómo alcanzar la felicidad y a ella le faltaron solo 5 minutos para desconectar de aquella escena y pensar en mil cosas a la vez. La sala estaba llena, pero aun así podía oír como rugían sus tripas. Genial, ahora además de aburrida tenía hambre.

Su mente volvió a conectar justo cuando el famoso psicólogo estaba preguntando a los asistentes que era para ellos la felicidad.

Y de repente, vio la luz. Para ella la felicidad era encontrar un maldito sitio donde poder comerse unos buenos huevos fritos»

Lo más leído

One Comment

  1. Antonio Alonso Zamora Antonio Alonso Zamora

    Si, no conozco a nadie que no le gusten, son muy socorridos y con unas patatitas fritas caseras y buen pan pal moje. Un manjar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Síguenos