fbpx
Visit Page
Skip to content

La alcaldesa se nos casa

La alcaldesa se nos casa

Hay amistades de toda la vida, otras que aparecen en momentos inesperados, las que surgen en la oficina o en aquel curso de monitores de verano (qué fácil me salen los pareados siempre). Pero esta de la que hablo hoy es de una futura alcaldesa que se nos casa.

Cuando te crias en una ciudad pequeña, casi casi pueblo, es fácil conocer a muchas caras y nombres y a lo largo de la vida tener algún que otro tipo de relación con esa persona: pareja, vecino, amigo de amigo, familiar de conocido, profesor, amante… en fin quien se ha criado en un ambiente así sabe de lo que hablo.

Hay amistades que se van colando en tu vida como delincuentes.

Yo tengo la suerte de seguir teniendo en mi vida a algunas de aquellas amigas que tenía en el colegio, porque aunque hayamos recorrido caminos muy diferentes, hay vínculos que se crean tan fuertes que, aunque el contacto no sea diario se valora cada vez más a lo largo de los años.

Después van llegando otras personas, y aunque no se compartan con ellas los recuerdos de la infancia o la adolescencia se van colando en tu vida de una manera casi delincuente. Y en esta categoría entra ella, la rubia de mi corazón.

La vuelta al pueblo

Aún recuerdo como si fuera ayer cuando decidí volver a mi ciudad después de años viviendo fuera, pero solo un verano y de manera temporal, que nadie dijera que yo no tenía un plan.

Para no moririme de aburrimiento acepté unas prácticas de becaria en la Universidad que se acabarían convirtiéndo en mi trabajo durante cuatro años. De «vecinas» tenía a una nueva Fundación formada por gente joven como yo y que por esto de ser de pueblo nos acabábamos conociendo por medio de amigas comunes.

En ese grupo, había una rubia que siempre iba de punta en blanco al trabajo y se dedicaba al departamento legal. Piensa en la persona que conoce a más gente de tu alrededor y que siempre está en todos los saraos, pues esa es ella. Rubia eterna, siempre subida a sus taconazos y casi socia accionista del grupo Inditex. La verdad es que no recuerdo que fuera esto de una conexión al instante, pero a ella la acabas queriendo a golpe de risas y fiestas, y de tener enemigos comunes que eso también une mucho.

A ella la acabas queriendo a golpe de risas y fiestas.

Super hiper mega responsable con su trabajo y sus estudios, teníamos también en común la ambición por nuestro futuro, aunque ella siempre tenía claro que el suyo estaba ligado a la ciudad que la vio nacer y yo que acabaría volando de nuevo.

A parte de eso y de lo que nos gustaba un caldeo y tener a todo el mundo fichado, éramos muy diferentes. Con ella aprendí que la ropa hay que llevarla de tu talla y no dos tallas más, aunque no lo puse en práctica hasta bastantes años después, cambié el ron por el Puerto de Indias, aprendí a respirar antes de mandar a alguien a la mierda, conocí a la mitad de mi pueblo, me salieron arrugas de tanto reírme y comparto con ella miles de anécdotas que aunque no sean de adolescentes, no tienen precio.

El gran día

Y aquí estoy recordando estos inicios, porque un día así sin venir a cuento la niña nos dice que se nos casa. No es que fuera una gran sorpresa porque Ale y ella son un tandem de esos que llevan toda la vida juntos, pero aún así me emocioné al leer el mensaje donde anunciaba la noticia.

Ella, que será algún día alcaldesa de nuestra ciudad, no iba a tener una boda cualquiera porque todos los invitados sabemos que será una por todo lo alto, con fuegos artificiales si hace falta y que durará más de un día.

Y por eso también ha tenido una despedida de soltera a la altura de una reina.

Y de ese fin de semana me quedo con su cara de incredulidad cuando me vio llegar al restaurante, porque como ella mismo me dijo, de todas las afortunadas que fuimos yo era la menos esperada, quizás por eso de mi pasado como actriz y lo bien que disfrazo las verdades.

Ese abrazo que nos dimos no tiene precio. Gracias cámaras por existir.

Ya no queda nada para el gran día, el día que se nos casa la alcaldesa.

 

 

Lo más leído

Be First to Comment

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Síguenos