Visit Page
Saltar al contenido

Apericuento La piña de la buena suerte

El apericuento La piña de la buena suerte es una historia donde nada es lo que parece y una piña puede convertirse en algo más que un simple alimento. ¿Tienes algún amuleto que siempre llevas contigo?

«Como cada mañana de viernes Sol se dirigía a su cita semanal con la adivina. Se había levantado un poco inquieta, pero lo achacó a la fase lunar y se tomó un té de rosas para calmarse. Se colocó todos sus anillos y colgantes en el orden adecuado, pero se tuvo que ir sin encontrar su amatista para llegar a tiempo a la cita.

Esa piedra era lo que mantenía todo en equilibrio y sin ella todo se desbarajustaba. Empezó a llover con 35 grados que hacía y nadie llevaba un paraguas encima, incluido ella. Los charcos ensuciaron sus zapatos rosa chicle y su camiseta blanca revelaba todo lo que Sol no llevaba debajo. Perdió el autobús porque el conductor no quiso abrirle la puerta a pesar de que el semáforo estaba en rojo y su móvil se quedó sin batería para avisar a la adivina de que llegaría tarde. Aunque luego cayó en la cuenta de que debería saberlo, ¿no?

Iba a la lectura del tarot desde que su amiga Trini la convenció para que la acompañara a su primera sesión. La curiosidad le pudo y le salió una tirada tan buena que ya no podía tomar decisiones sin acudir antes a la vidente.

Al final llegó tarde y la tarotista había cerrado el consultorio para no perderse Sálvame. Desesperada y empapada, Sol se vio incapaz de decidir si volver a casa andando o coger un taxi, así que se sentó en el bordillo de la tienda y espero a que una señal del destino le dijera qué hacer.

De repente, algo le golpeó en un pie. Era una piña pequeña que aparecía de la nada rodando hasta su pie izquierdo. La cogió del suelo, la observó y decidió metérsela en el bolsillo y volver a casa caminando ya que acababa de dejar de llover. Mientras paseaba con la piña en su pantalón tomó la primera decisión en mucho tiempo: ya no necesitaba a la vidente, ahora tenía a su piña de la buena suerte».

Si te ha gustado el apericuento La piña de la buena suerte, compártelo en los comentarios.

 

Lo más leído

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Sígueme

    Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

    ACEPTAR
    Aviso de cookies
    Esta web utiliza cookies, puedes ver aquí la Política de Cookies